NO SE VE, PERO ESTÁ


COLORANTE INVISIBLE




Del mismo modo que utilizamos la vista y el olfato, los nanocientíficos utilizan herramientas especiales para analizar (y manipular) elementos a una escala muy pequeña: la nanoescala. Por ejemplo, unos microscopios denominados microscopios de fuerza atómica pueden percibir y mover átomos individualmente.



MATERIALES

  • Colorante alimentario con aroma (esto último es importante)

  • Un cuentagotas

  • Nueve probetas numeradas del 1 al 9.




PROCEDIMIENTO

  1. Llenar minuciosamente cada probeta con 9 ml de agua.

  2. Con el cuentagotas, añadir exactamente 1 ml de colorante alimentario a la Probeta 1. Mezclar a conciencia.

  3. Oler el contenido. ¿A qué huele? ¿Huele igual que el colorante original?

  4. Extraer 1 ml de líquido de la Probeta 1, depositarlo en la Probeta 2 y mezclar a conciencia.

  5. Continuar con el proceso repitiendo los pasos 3 y 4 en la probeta siguiente: diluir 1 ml de líquido de la Probeta 2 en la Probeta 3 y así sucesivamente.

¿En qué momento dejas de percibir el color en la probeta?

¿En qué momento dejas de percibir el olor en la probeta?

¿Cómo explicarías la diferencia?

El método empleado se denomina ‘dilución en serie’. ¿Cuánta agua necesitas para diluir 1 ml de colorante en la misma concentración que en la Probeta 9?

NOTA/Este experimento se ha extraído del proyecto Time for nano, que ofrece material educativo sobre los riesgos y beneficios de la investigación, ingeniería y tecnología a nanoescala. Para más información, visite la página web de Time for Nanow1.



10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo